martes, 26 de agosto de 2014

Anotaciones en el borde de la vida


Hay momentos en la vida que definen. Hablo de aquellos momentos que si no estás atento, te pasan por delante y no se vuelven más a repetir. La vida no está hecha de cosas grandes. La vida es un cúmulo de pequeñas cosas, que hacen la vida grande.

Son pequeños detalles, estados de ánimo, paisajes mentales que son propios y de cada uno.

Cuando presento el libro (Poemario único, personal e intransferible) lo hago explicando esta anécdota. Soy malo para poner títulos a los escritos. Son difíciles de encontrar aquellos textos buenos con un título equiparable. Pues es así que tuve muchas dudas con el título del poemario.  No sabía como titularlo, hasta que él me encontró a mi. Él en un descuido de la mente se acercó y me conquistó. Sabía lo que quería, sabía de donde llegaba y hacia donde quería ir, aunque yo no lo supiese. Pero así fue, suelo explicar en los recitales que este título viene de los billetes de metro. Pone, Billete único, personal e intransferible. Es como la vida misma, una gran metáfora de pocas palabras. En la vida tenemos estos tipos viajes, sin saberlo muchas veces. Nos juntamos en el vagón del metro con mucha gente. Alguna nos mira, nos habla y compartimos trayecto con muchos de ellos. Pero cada uno se apea en un lugar distinto. Por que el viaje es único, en este trayecto tan personal e intransferible.

Pues bien, llevo 6 meses ya que estoy en este viaje tan personal cómo a la vez extraño de explicar. Hasta hace muy poco sólo veía oscuridad, y he escrito mucho sobre ella. Diríase que hasta demasiado, pero es que muchas veces ha sido lo único que he visto por mi ventanilla. Aún no he llegado a la estación, por lo que no se aún lo que me depara el destino. Sólo sé que empiezo a ver luces amables y marquesinas, que anuncian de la llegada.

Soy una persona que disfruta con los amaneceres. Ellos encierran una magia única, todo es posible cuando despierta el día, TODO. Y quizás esté ahí, en el amanecer de un destino nuevo sin saberlo.

No quiero hablar más de lo debido, pero si todo va bien, en unos 15 días podré contar algo más.

Sin duda gracias a todos los que me apoyáis y seguís. Aportáis mucha luz ha este sombrío túnel.

Un fuerte abrazo.

[am]



6 comentarios:

  1. Que bonito Alex, yo también soy de las cosas pequeñas, esas que hacen de la vida un maravilloso viaje.
    Estaré atenta estos 15 días para saber que buenas noticias nos cuentas

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rita, os mantendré informados. Besos!

      Eliminar
  2. Gracias Alex, x compartir tus buenas noticias, y soñamos contigo con esos amaneceres especiales q nos hacen arrancar el día! Salu2 y b7s q todo siga bien. ;))

    ResponderEliminar
  3. Exacto Alex, como la vida misma, personal e intransferible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Así es! Gracias por tu comentario. Un saludo!

    ResponderEliminar