martes, 30 de diciembre de 2014

Matemática del error


Se me había congelado el suspiro,
pensando que igual volvías
se me habían congelado los versos,
derretidos en poesía
luego desperté en aquella cama vacía
anuncio y reflexión, de lo que pudo ser
sueño y precipicio, trampa de tu piel.

Por Alex Madueño [am]

domingo, 21 de diciembre de 2014

Deberes


Debería tantos debería. Debería mañanas y noches, debería tardes y mediodías. Debería ahora y antes, debería y debo.. pero prefiero ausentarme de tanto deber.. Debería…
[am]

jueves, 18 de diciembre de 2014

El nutrido ego


Estas arrugas
curtidas en el tiempo
siguen su curso
destino, inexorable remedio.

Estas implacables horas
siguen su tempo
manos atadas, perdido tormento.

Al pié de lo dicho
cirugía estética de la palabra
consumido por los versos
tus ojos ya no me miran
y se lamenta mi ego.

¡A Guadalajara!

Por Alex Madueño [am]

lunes, 15 de diciembre de 2014

Vivencias #4 (NYC)


El paisaje roto,
el tacto en los dedos,
la suciedad poética de las calles,
las anárquicas palomas, que ya no alzan el vuelo.

Las cabezas,
las bufandas,
las manos heladas.

Los calcetines rotos,
Queens.

Los puentes,
el humo caliente que desprende tu cuerpo,
un vaso rebosante de café.

Acentos,
dialectos,
dislexia
y aburrimiento.

Dinero, mucho dinero,
pero yo no me vendo..

En mis dedos rebosantes de soledad,
se escondieron los tormentos,
las arrugas del tiempo...
los suspiros rotos,
los latidos sentimientos.

Nos vamos,
me voy por los derroteros del viento,
no me sigas.. perdido sigo..
¿y el tiempo?
es el único que juega conmigo
y mis lamentos.

¡Saludos #NYC hasta la próxima! 

[am]

Photo credit: Odd Objects stock

domingo, 14 de diciembre de 2014

Vivencias #3




De todos los males, errores que he sufrido. Escribir a sido el mejor de ellos. A pesar de no saber lo que hago, ni el rumbo ni siquiera el porqué, estoy latiendo constantemente entre las letras que me persiguen. En la soledad de los momentos arrinconados por la nostalgia, que brillan cada vez con menos intensidad. En medio de la agraciada soledad del cuervo blanco, que se define por ser diferente en tan poco, mas diferente de quien le rodea, el no es negro y amargo como los demás. Poesía hecha vida, hecha soledad y recuerdo. Verdad y mentira. Equilibrios dantescos perseguidos entre tinieblas de días y ilusiones que jamás llegarán a buen puerto. Equidad de tormentos mal formados, distancias y soledades que no aguantan el precio de la verdad.

Una vez más me desarmo ante la redundante y obsoleta verdad que me rodea. Tan necio que me digno en latir entre los pechos de la vida. Tan maquiavélico, que aún creo tener un ápice de ilusión escondida en la mañana que despierta. Tan rotundamente testarudo, para confiar que haya en alguna esquina/rincón perdido de este maldito mundo tu nombre escrito, el de quizás otro cuervo blanco y esquivo. Que con su aleteo vibrante, quiera seguir esta senda de locura, mal llamada vida.

[am]

Photo: Guadalajara, México [am]

jueves, 11 de diciembre de 2014

Vivencias #2

Algunos piensan que la facultad del escritor es suministrar alegrías, penas etc. a través de la escritura. Pues bien, a mi modo de ver. El autor genuino, el poeta, el artista o el escritor que de verdad quiere transmitir esto debe ser capaz de vivir en su propia piel dichas emociones, sobrevivir a ellas y hacerlas entender a un público ajeno. Nada más.. Fácil o imposible, pero la escritura, es el tacto de nuestra segunda piel...

[am] #reflexiones pérdidas en el camino

martes, 9 de diciembre de 2014

Vivencias #1



Fingidas comedias, dramáticas realidades. Espacios inmóviles, siluetas, vanidades. Realizables irreales, preguntas sin respuesta, espejos sin umbrales. Aviones, casas, árboles plásticos, cucarachas, ventanales…
[am]

Photo: California [am]

miércoles, 3 de diciembre de 2014

La conquista de los espacios



Somos tan ingenuos, con nuestras caras pegadas a los más bellos monumentos, somos la masacre del arte, las culturas y los espacios. Queremos conquistar lo que no nos pertenece. Si nos damos cuenta, no nos pertenece ni siquiera este cuerpo que nos alberga. Somos meros espectadores de la realidad que nos rodea, partícipes de eventos algunos, más meros transeúntes de la vida. La muerte el abandono del cuerpo físico, es el destino final de esta aventura. Pero nosotros ingenuamente nos queremos agarrar a las vías, los raíles, las paredes, para no ver lo bello del paisaje. Queremos arrebatar la magia de todo, conquistar con dinero, fotos o banderas.

Hoy estamos en medio de un mercado, pero mañana nadie nos echará de menos en aquella esquina quedará un recuerdo borroso, de un extranjero perdido y con semblante absorto. En aquella cuadra del destino, que el momento dispuso para mostrarse, nos sumergimos en el aquí y el ahora. Pero todo pasa, como la gota de agua que penetra en nuestro cuerpo. La absorbemos, pero ella sigue su ciclo de vida.

Así creamos espacios "nuestros espacios", nuestros mundos donde dominamos lo que nos rodea, poseemos la luz la energía que circunvala el lugar. Pero no somos concientes de que nada de todo ello nos pertenece. Somos unos pasantes de ese lugar.

Queremos inmortalizar: momentos, espacios, sensaciones, textos, personas... Memorizar cantidades excelentes de datos, libros, citas, poemas. Retener el aire que corre por nuestros pulmones, pero nada de ello nos pertenece.

Paseando por las calles, vi un pájaro local. No podría describirlo, tenía un excelente plumaje y altivez de pájaro soberano, LIBRE ¿A caso el se cree que todo aquello que sobrevuela es suyo? Mas hace uso de ello, pero sabe que no lo es. El se posa, mira, picotea, nos observa de la misma manera que nosotros hacemos con él, pero la diferencia es que el tiene bien marcado su norte. Sabe hacia donde se dirige, aquello que necesita, aquello de lo que depende. Quizás sin tener nada, es el más libre de todos. Es mas, si tuviera ese pájaro una gavia, tendría comida asegurada, unas horas de luz y más que menos alguna compañía, pero no sería poseedor de su propio destino. Y en eso nos hemos convertido, en poseedores de gavias doradas de limitado tiempo.

Por Alex Madueño [am]

#reflexiones al pié del camino

martes, 2 de diciembre de 2014

Viva México



Llegó la apisonadora que todo lo machaca, llegó el destino preso de maniatadas opciones y bifurcaciones hostiles de guatemalas y guatepeores. Bífidas bifurcaciones, que convierten a este destino (peregrino audaz sobrevividor de holgadas verdades) en un escapista de las más irreales realidades.
Llegado al punto de no retorno, se escapa uno hacia adelante, con la prisa de lo aprendido y el miedo del futuro incierto. “Se escapa la vida con la prisa” y la risa se despeina en la playita, cruce Juárez con Corona.
Guadalajara la bonita, sin prisa se pasean las verdades desnudas por la calle. Se fuman los sueños en balcones, con macetas secas y sueños mojados. Se frontean verdades acostumbradas a mirar demasiados nortes y los nortes no tienen amigos, sólo competidores. Se esculpen en cicatrices y en poesía, devuelta en tequila y mezcal.
Se palpita la nostalgia de las palabras que ya no escriben y se ruborizan los más tristes destellos de verdad.
[am]

Photo: Banksy

domingo, 16 de noviembre de 2014

Punto y seguido

Gracias por seguir este blog, las rimas están apagadas pero pronto, muy pronto volverán a fluir. Si queréis conocer mi trabajo anterior, tengo un libro publicado Poemario Único (Personal e Intransferible) disponible en algunas librerías de Barcelona, Amazon y Selz  o simplemente queréis saber más de mi tenéis  + info aquí

Empiezo pronto una "gira" de recitales por lo que os dejaré un poco abandonados, no me lo echéis en cara. Aunque sé, que las rimas volverán pronto a latir.

Se despide por el momento este errante escritor, un caluroso y fuerte abrazo a todo@s.

Alex [am]

lunes, 3 de noviembre de 2014

Un gato llora muerte en el tejado


La curiosidad que mató a este gato, se esfumó al primer trazo de poesía. Las verdades que se vomitaron fueron mágicas abominaciones tiernos infiernos, que perduran en la memoria colectiva. Se caen las fauces de lo aprendido, se esfuma la nostalgia, se despide Benedetti y de muerte desaparece la magia. Mágica composición de curiosidades, que dejó a este gato muerto. Muerto porque se derrite por tus huesos, muerto porque le pesan las nostalgias de demasiada muertes enlatadas y la corrosiva lata le llama muerte a la muerte, muerte que me trae sin cuidado, que revisa en nuestra cama. Grita la guitarra y este gato muerto, le queda 1/2 vida desparramada, entre los neumáticos de cualquier perro, que a sus nostalgias le llama. No grites muerte gato, no grites rabia. Benedetti, Rimbaud, Lorca todos muertos.. Pero sus rimas aún se derraman y el gato muerto sigue alentando a sus penas, el alcohol de una vida trampa.

Gatos muertos escribieron esta maldita carta, a la noche desalmada.

viernes, 31 de octubre de 2014

¿Perdido?




















perdido
náufrago
en esta inconmensurable
idílica
irrealidad

Por Alex Madueño [am]
#recuperados 26/04/2014

Photo: Patrick Joust

sábado, 25 de octubre de 2014

Descenso


Ya han concurrido las horas, en el más febril de mis estados, donde todos mis versos yacen muertos. Es imposible resucitar nada, que antes no haya sido pronunciado, con asimétrica perfección en los versos más excelsos.*


*Anticipo de la publicación en Vim-Magazine

jueves, 23 de octubre de 2014

Besos de papel




Acabo de recordar una nostalgia,
apretada en un muñón de papel.

Fue nuestra única idolatría recuerdo,
el momento más puro, el segundo,
el tic tac del día.

Subidos en esa especie de película
color sepia de momentos mágicos,
donde cada pedal era un carrusel de emociones
y una fuente de risas sin fin.

Por eso, me han dicho los sueños,
que al corazón le tardarán años de papel,
en volver a pronunciar tu recuerdo.

[am]

jueves, 16 de octubre de 2014

Desde la ventanilla




Una de las cosas que hacen de mi un "bicho raro" entre otras cosas es la idea que todos tenemos sobre viajar. La mayoría teme, tiene pánico o simplemente lo considera un hecho más, una transacción inevitable. Pero yo soy del grupo de personas, una vez más minoritaria, que ama viajar. Da igual casi el destino o el medio de transporte, da igual si es a la vuelta de la esquina o un viaje transoceánico. 

De pequeño recuerdo que soñaba con ser maquinista de tren. Era algo que me fascinaba. Para mi el tren era algo mágico, te llevaba del punto A al punto B, mientras tú te sentabas tranquilamente y disfrutabas del viaje.

Al nacer en mitad de la nada, era necesario por no decir vital el coche. Puedo recordar aún cómo hacía el mismo trayecto de casa a la escuela a diario (unos 15 kilómetros) y quedar absorto por el paisaje que se mostraba por la ventanilla. Aquello tenía una fuerza irresistible, era como un imán, no podía despegar los ojos de ella. Observar los cambios sutiles del tiempo, el paso de las estaciones, los cambios de altitud, todo aquello me fascinaba. 

Aquella carretera rural, en mal estado y peligrosa en invierno, era la misma carretera por la que pasaba una y otra vez. Pero esa misma carretera, no era la misma ninguna de las veces por la que volvía a pasar por ella.

No es sencillo de explicar, pero todo está siempre en constante movimiento. Nosotros nos movemos; pero las cosas, el tiempo y la naturaleza también se mueven con nosotros. Por eso cuando queremos reparar, aquel lugar ya no es el mismo que el de la mañana, ni tampoco será el mismo del de la noche. Sus luces, animales, la niebla cuando se asienta en invierno… Todo cambia, para que todo siga igual.

Creo que esto es lo que más me fascina de viajar. Poder comprobar el cambio en el paisaje y ver como el yo que se divierte observando esa rutina paisajística, deja de ser el mismo a la vuelta de ese mismo trayecto.

La ansiedad ha sido una fiel compañera mía durante todo este viaje. No me ha dejado, durante mucho tiempo, poder acabar de saborear aquello que la ventana reflejaba. Muchas veces deseaba con prisa que pasaran los días. Y ahora es con prisa que desaparecen ellos de mi vida. 

Me he convertido en el viajero perpetuo ¿Pero es qué acaso no lo somos todos? La tierra está en constante movimiento y nosotros con ella nos movemos. Estamos en un viaje inexorable, lento pero implacable.

Aún y con todo esto, me alegra saber que en algún rincón de mi guardo un poco de aquel niño tímido, que mira desde la ventanilla con asombro.

Por Alex Madueño [am]

miércoles, 15 de octubre de 2014

Allí


















Quedaré esperando un suspiro tuyo
ahí en el rinconcito perdido,
aquel rinconcito, que un día nos perteneció.

Por Alex Madueño [am]

#recuperados 18/12/2012

martes, 14 de octubre de 2014

2.0

Mis pesadillas odian la idea de que aún siga soñando, desmontando cada día este cadáver andante que consume las lentas y agónicas horas. No hablaré de revanchas, más de supervivencia.

Verdades pintadas con miedo, sin sentido y sin ego.

[am]

domingo, 5 de octubre de 2014

Mañana...






















La mañana despierta sobre el gris mojado de una calle empapada con tristes rutinas. Una calle, donde lloran por dentro los niños que han sido forzados a crecer con sus corbatas, tacones, maquillaje base para así empujarse los unos a los otros y llegar a su cruel destino.

Qué estúpida raza, mediocre sinsentido, no ha habido en la historia una raza entre todas las especies que haya hecho nada similar. Yo no veo a los leones de la sabana discutiendo sobre trendings de la bolsa, ni a las gacelas tomando Chardonnay mientras limpian la casa, ¡¡es absurdo!!

El poder no cambia de manos, sólo muta en individuos. Entronizados por el capital, la codicia y el compulsivo alineamiento social. No se hagan ilusiones, yo también pertenezco a la misma casta,  misma especie, mismo destino.

Absurdos espejos deformados en probadores con látigos multimedia en sus bolsillos.

Los descalzos sueños, en el asfalto mojado intentan despertarse, pero una manada de indecentes y grises reptiles los chafan, sofocan con sus quehaceres. Somos la especie más absurda entre lo absurdo, somos las avispas picando sin ton ni son, egoístas maquiavélicos saltimbanquis de los sentimientos. Malabares de un circo penoso, decadente y triste donde los adultos somos la carnaza indispensable para que continúe el bucle del destino. ¿Amanecemos? Con ráfagas de café, embadurnados con tristes aspiraciones, mediocres recuentos trimestrales y reportes que no van a ningún sitio.

¡¡Por favor, que alguien pare!!! ¡¡Esto no tiene sentido!!

Y volvió el loco, en medio del tumulto, chillando cómo una chita enjaulada
     - ¡¡Estás loco, te van a pisar!!-

Los chaquetones grises son muchos y como una manada yonqui de sueños nuevos, intoxicados por credos nocturnos. Se vuelven amapolas, fumaderos de opio, vigilantes del ultramundo.

Juego de roles: masculino/femenino/indefinido. Malabarista, funambulita de profesión: taciturno.

No pares de caminar, los chaquetones grises te persiguen, disimula, entra en un bar y pide un café amargo. Para cuando estés sereno, piensa.. ¿Todo esto, para que sirve? ¿Soy la gacela que corre para salvar la vida? o bien ¿Soy el astuto león, que con mis colmillos llenos de sangre, continúa lo aprendido?

El café es una breve pausa. Otra droga más importada, etiquetada de amplio consumo. Un sedante de verdades, para los tramoyistas de este mundo.

Repito: aquí sólo describo lo hasta ahora vivido.  

No es necesaria la reflexión, no es necesaria la respuesta, no es necesario el intercambio de opinión.. si eres la gacela que va en la manada no te apartes, la manada te da fuerza.

Solo el solitario y malfunzionante* león, puede hacer reflexión de si matar o no a la gacela.

#buenosdías

Por Alex Madueño [am]

* del italiano

sábado, 4 de octubre de 2014

Llámalo poesía


“un poema es mucho más que poesía”* es un grito desgarrado, una salvación ansiada, cápsulas de rimas vacías en inocua melodía. Un canto de alegría, cuando te susurra a los oídos la muerte, toca tus mejillas el frío frío y tus nostalgias, recurrentemente, se convierten en pesadillas.

Por Alex Madueño [am]
*cita

jueves, 2 de octubre de 2014

Vicios del papel

 











Las calles nos escupen
y nosotros, resurgimos en papel

Y nos quieren llamar poetas..

Pero el fuego a vosotros
no os devora a cada paso

Y nos quieren llamar poetas..

Pero vosotros
no vomitáis vuestro trabajo
ni os tienen que arrancar a versos la piel

París, Cortazar,
Granada, Lorca,
Sevilla en azahar
huérfanas letras, carcomidas en viejo papel

¿Y nos queréis seguir llamando poetas?

Ingenuos, nosotros
somos la tinta, que mancha vuestra piel.

Por Alex Madueño [am]

miércoles, 1 de octubre de 2014

Frío diciembre











He cavado una trinchera entre el cielo y el infierno. Largas y sangrientas jornadas de guerra entre bandos que nunca llegarán a un acuerdo, a ese escenario, le he llamado cuerpo.
De un lado y otro se defienden, bombardean, masacran con la cruz unos y el tridente otros. La sangre corre y yo me encuentro en este atolladero. Soy el narrador, no tengo fusil. Tan solo pude recuperar el casco de un soldado muerto.
Soy un mero espectador, trinchera que consume el tiempo. Soy una ciénaga de contradicciones andante, en un retrete escribiendo un oscuro cuento.
Las balas no las elegí yo, están donde están por mutuo acuerdo, bandos enfrentados que guerrean desde el principio de los tiempos. Mamá Jesucristo,  victima entre las victimas, pagará por los pecados de todos los que no llegamos al cielo. Papá siembra el caos y te comprará el alma por el más caprichoso y estúpido anhelo.
Ya ves, aquí debería estar escribiendo lindos relatos, de perdices comiendo príncipes y felicidades en orgías de sentimiento. Pero cómo siempre, el tatuaje que dibuja mi piel, es la realidad que llevo dentro. Soy el paradigma de los no escuchados, la víctima perfecta para no llegar a ningún acuerdo. Mitad cielo, mitad infierno o me tomas o me dejas pero no me pidas que sea algo que no puedo.
Feliz navidad a los del pesebre, aquí, siempre es año nuevo.
Por Alex Madueño [am]

lunes, 29 de septiembre de 2014

Un gato llamado Feo


 



Todos en el bloque donde yo vivía conocían a Feo, era el gato que vagabundeaba en el edificio.

Feo amaba tres cosas de este mundo: pelear, comer basuras, y se podría decir también, ser querido por los demás. Esta peculiar combinación más el hecho de vivir en la calle tuvo grabes consecuencias en él. Para empezar, Feo, tenía un solo ojo, y donde una vez estuvo el otro sólo quedaba la cuenca vacía. De ese mismo lado también había perdido la oreja y su pata trasera, después de haber padecido alguna herida, tenía una forma antinatural, haciéndole parecer que fuese a girar la esquina a cada momento. Su cola, hacía tiempo que había desaparecido dejando sólo un pequeño muñón, que el constantemente giraba y movía. Feo, había sido un gato de rallas color gris oscuro, excepto por las heridas que cubrían su cabeza, cuello e incluso hombros con una gruesa capa sarnosa.

Cada vez que alguien lo veía, decía lo mismo: “¡Vaya gato más FEO!”

Todos los niños estaban advertidos para que no jugaran con el, los adultos le tiraban piedras, lo ahuyentaban con la manguera cuando intentaba acercarse a sus casas, o le cerraban la puerta encima cuando no quería salir.

Pero Feo, siempre tenía la misma reacción. Si intentabas mojarlo con la manguera, el se quedaba allí parado, empapándose hasta que te aburrías de lanzarle agua. Si le tirabas cosas, el curvaba su larguirucho cuerpo sobre sus patas cómo pidiendo perdón. 
Cuando se acercaba a los chiquillos, el iba a toda prisa ronroneando y arremetiendo con la cabeza contra sus manos, reclamando un poco de cariño. Si alguna vez lo intentabas levantar el inmediatamente empezaba a lamer tu camisa, pendientes o cualquier cosa que llevaras.

Un día, intentó compartir su amor con unos huskies del vecindario. Pero ellos no respondieron tan amistosamente, como consecuencia, quedó gravemente malherido. Fue entonces cuando desde mi apartamento pude oír sus chillidos, por lo que intenté correr en su ayuda. Cuando llegué allí donde el estaba tendido, era evidente que la triste vida de Feo se estaba acercando a su final.

Feo yacía en un húmedo círculo, con su parte trasera totalmente retorcida, con una gran herida que recorría su blanca raya desde la frente. Cuando lo agarré para intentar llevarlo a casa, noté su lenta y agónica respiración y la gran dificultad que le acarreaba. Todo esto, me dio la sensación, le estaba causando un dolor terrible. 

Instantes después noté unos tirones, un sensación familiar en mi oreja. Feo, en plena agonía, intentaba con todas sus fuerzas lamer mi oreja. Fue entonces cuando lo acerqué más a mi. El me devolvió el gesto empujando su cabeza contra mis manos, para en ese instante girar su ojo vidrioso hacia mi y dedicarme su peculiar ronroneo. Incluso en el mayor estado de dolor, ese maltratado y feo gato callejero estaba buscando un poco de afecto y quizás, algo de compasión.

Fue entonces cuando me di cuenta que Feo era la criatura más bella y cariñosa que nunca hubiere conocido. En ningún momento intentó morderme, arañarme, huir ni luchar de ninguna forma. Feo, había confiado totalmente en mi para que aliviara su dolor.

El murió poco después, sin que me diera tiempo a llegar al piso. Pero yo quedé un buen rato allí, con el entre mis brazos. Ese gato de la calle, Feo, con sus cicatrices y deformaciones había cambiado mi forma de entender lo que quiere decir ser un espíritu libre. Me había enseñado a no tener miedo cuando se trata de amar y dejarse el alma en ello. Feo, me enseñó el significado de la palabra compasión, mucho más que cualquier libro, lectura o programa de televisión me haya nunca enseñado y por ello, le voy a estar siempre agradecido.

El estaba deformado en el exterior, pero yo lo estaba en el interior. Ese fue para mi el momento para avanzar en la vida y aprender a amar sinceramente y sin restricciones. Para volcarme por completo en aquellos que más quiero.

Mucha gente quiere ser rica, tener éxito, ser querida, tener un gran físico pero yo siempre intentaré ser Feo.

Traducción y adaptación del inglés: Alex madueño [am]
Original: http://themetapicture.com/everyone-was-warned/


Vida

morir no debería ser un miedo.. vivir sin vivir debería ser el peor de ellos. pasar por la vida, sin saborear sus sabores, ver sus colores o escuchar su música.. para desaparecer en un gris rutina, obligaciones, quehaceres.. es morir cada día.. mi esquela, quiero que ponga:
"esta persona, a pesar de todo, ha vivido.."

jueves, 25 de septiembre de 2014

El chico del marlboro
















Soy amargo, adictivo
nicotina en tus oídos
en tus labios, pura miel

Apasionado, quejica
perezoso y nocivo
pero dejo que me fumes
en largas caladas de placer

Soy amargo, impulsivo
grosero (algunas veces)
y de pocos amigos
pero fiel.

Adictivo, seductor de seducidos
repelente, incomprendido
pero vivo cómodo
en mi extraña piel.

Por Alex Madueño [am]

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Zumo de estrellas




Cuando la aguja penetre
(sin dificultad)
bajo la tela que nos repara/desgarra
la felicidad será inyectada
con altas dosis de veneno
saltaremos de alegría
en una ciudad, que ahora nos celebra
bajo puentes, donde mueren sueños
en alcantarillas, donde yacen las almas no nacidas.

La sangre, que llevará la felicidad inyectada en ella
no discernirá entre fantasía y realidad
seremos los héroes del momento
seremos las hogueras de San Juan.
 
Para cuando la mañana amanezca
descubrirá un suelo lleno de pavesas
elevadas en la noche,
y que ahora, el olvido barrerá.

Por Alex Madueño [am]